Subiendo al Calvario por la calle Buey estaba esta pequeña casa de dos plantas, en ruinas, y solo recibía luz desde la calle.

Fue completamente restaurada. Una sencilla reforma en el frente posterior permitió ganar vistas, iluminar el comedor y crear una pequeña terraza arriba para el dormitorio principal.

Las vistas ganadas detrás a la Cala San Vicente, fué una agradable sorpresa!

volver¬