Ubicada en un terreno elevado sobre la playa de Cala Barques, esta vivienda de los años ´50 necesitaba una reforma total: solo se conservaron las paredes.

El proyecto modificó la entrada y reordenó los interiores; creó una nueva relación con la terraza exterior y la piscina mediante una galería cubierta.

Su techo, totalmente renovado, es ahora una terraza solarium dominando el espectacular escenario de la Cala San Vicente.

volver¬