Enclavada en un entorno bellísimo, Pollensa se ha ido extendiendo a los pies del Calvario y enfrentada a la silueta del Puig Maria desde hace más de 2.000 años.

Su ubicación geográfica y la arquitectura de sus calles estrechas nos dan un sentimiento de paz y tranquilidad

volver¬