Una finca rústica con suave pendiente hacia la entrada, con la montaña de Son Fé desplegada enfrente y una antigua casa en ruinas en su parte superior.

El desafío fue realizar su completa restauración preservando sus componentes originales.

Se han conservado los antiguos volúmenes de la construcción resaltando el vocabulario constructivo de la tradición mallorquina, sin renunciar a un lenguaje moderno e integrador.

volver¬