La belleza de Pollensa se percibe en la experiencia de recorrer sus calles, descubriendo sus espacios, texturas y detalles.

Estos dibujos, realizados en 1983, reflejan mi propia experiencia al recorrerlas.

La silueta del Puig es un punto de referencia permanente.

volverĀ¬