Un bloque de 6 apartamentos rodeados de pinos se levanta en Puerto Pollensa frente al mar.

Un corredor central marca la entrada y articula el volúmen construído en dos cuerpos simétricos y elegantes.

Los apartamentos son idénticos aunque cada uno se destaca de forma particular.

El diseño de las terrazas y los ventanales “ojos de buey” le dan presencia y personalidad a la fachada

volver¬